domingo, julio 10

Me soltaron. Solté. Liberar.
Así fue, aunque parte de las liberaciones traigan cárceles encubiertas.
Renovarse o morir.
Como limpiar armarios de "diógenes" de años. Como limpiar ese diógenes emocional que tanto nos bloquea.

Y decir no a la traicionera anticipación, a las fustigaciones, los miedos pre-creados, las preocupaciones previas, las planificaciones de vida innecesarias.

Volver al "todo pasa por alguna razón", fluir, dejarse llevar, decir sí a la vida. Y que las piezas encajen.

No hay comentarios: